Argentina Trata: cuando la justicia es incompleta

Buenos Aires, febrero (SEMlac).- Un reciente fallo de la Justicia de la ciudad de Mar del Plata —ubicada en el sector costeño de la Provincia de Buenos Aires— condenó a tres años de prisión a dos personas que regenteaban un prostíbulo. Sin embargo, algunos representantes de la sociedad civil consideran que el fallo no es de gran utilidad porque no desarrolló una investigación profunda.
La medida judicial recayó sobre un hombre y una mujer que regenteaban una casa de explotación sexual, denominada Sol y Luna, donde eran explotadas sexualmente mujeres provenientes —en su mayoría— de Paraguay, entre ellas una menor.
El tribunal estuvo integrado por Néstor Parra, Mario Portela y Roberto Falcone, y el juicio no llegó a instancia oral porque los imputados asumieron su responsabilidad. Por esa asunción de culpa, no se llegó a investigar cómo estaba constituida esa red de tratantes.
Los magistrados señalaron que “estas irregularidades deben ser mejoradas en lo sucesivo para que se pueda desmontar, realmente, toda la cadena que, evidentemente, cuenta con complicidades de funcionarios policiales y municipales”.
Sobre este aspecto, SEMlac consultó a la psicóloga Patricia Gordon, integrante de la organización La Alameda Mar del Plata y secretaria general del Colegio de Psicólogos de Mar del Plata, quien sostuvo que las falencias de esta investigación “constituyen el más claro ejemplo del ocultamiento de todas aquellas complicidades municipales, policiales, entre otras, que por acción u omisión se vuelven responsables del delito”.
Ir a fondo con la pesquisa “hubiese permitido la desarticulación del complejo entramado de una red, de la cual las personas condenadas, incluyendo sus responsabilidades, sólo deben ser, apenas, la cara visible de un negocio y de un poder que sigue oculto”.
Sol y Luna era regenteada por un hombre y una joven de 24 años, de nacionalidad paraguaya, que también fue víctima de la trata.
A juicio de Gordon, “si las sanciones solamente recaen sobre quienes en algún momento fueron víctimas —como lo es este—, algo se pierde en esta cadena de convivencia con la crueldad. Una víctima, devenida responsable de un delito, continúa siendo víctima de un sistema de opresión”.
“Este fallo no refleja un cambio demasiado profundo que remueva las estructuras mismas del patriarcado y las lógicas imperantes que posibilitan estos abusos de poder sobre niñas, adolescentes y mujeres adultas”, insistió.
La medida judicial se dio en un contexto poco común de la ciudad costeña, pues son continuas las acciones de visibilización y denuncias de casos de trata que se vienen realizando en Mar del Plata durante las últimas semanas, lideradas por el grupo La Alameda, junto a otras organizaciones sociales.
“Si el Estado y la sociedad no tienen respuesta para estos casos, solamente acumularemos algún que otro fallo “oportuno” que llega, justamente, en el preciso momento en que la fuerza del colectivo social comienza a hacerse oír”, concluyó Gordon ante SEMlac.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s